lunes, diciembre 25, 2006

60 años de ¡Qué bello es vivir!

No voy a añadir ni una coma a lo que que ha escrito Roberto Iglesias en su blog, así que simplemente os invito a visitarlo:
¡Qué bello es vivir!

Qué decir tiene que suscribo todo lo que Roberto dice, y yo también gritaré "¡Obra maestra!" aunque alguien quiera llamarme ñoño o sensiblero. Yo soy de los que irremediablemente sueltan una (o más de una) lagrimita al final de la película, y eso que la he visto cientos de veces.
Este año más que nunca toca ponerse en la piel de George Bailey, salir a la calle a correr y gritar:

¡Feliz Navidad!

2 comentarios:

Juan M. Beltrán dijo...

Pues a mi también me gusta esa peli, y también me pueden llamar ñoño.

Eso sí, no la he visto tantas veces (si una cuantas) como Namuras, y de hecho hace tiempo que no la reviso y anoche me habría apetecido pero la family no estaba por la labor, otro día será.
Lo peor sería hacer como en Friends, ver toda le peli menos el final, que mal rollo debe dar jajaja.

Barney dijo...

"Bufalo no quiere dormir, no quiere dormir"... Me encanta cuando los dos se besan por primera vez, tras esos minutos de tensión con las caras pegadas al telefono hasta que no aguantan más.... la peli tiene un montón de momentos mágicos para la historia. ¡viva George bailey! y la gente como él!!!