viernes, marzo 17, 2006

Los insultos de Orson Scott Card

Ayer cumplí con una de mis cuentas pendientes de la juventud y me terminé completito el mítico juego de Lucas Arts Monkey Island. Sí, ya sé, es imperdonable que no lo hubiera jugado entero nunca, pero esa no es la cuestión. La cosa es que culminada la gesta estoy viendo tranquilamente los créditos del juego y pego un respingo en el sofá. Entre la lista de nombres acreditados me encuentro al mismísimo Orson Scott Card, para el que no lo conozca, un gran escritor de ciencia-ficción cuya obra más célebre es la conocida como Saga de Ender. Y es que al parecer este magnífico escritor fue el encargado de elaborar la extensa lista de insultos y réplicas con los que se resolvían los duelos a espada en esta divertida aventura conversacional. Hay que ver de qué cosas se entera uno al cabo de los años...
Repasando la biografía de Card me entero también que escribió los diálogos de otro vídeojuego de Lucas, The Dig, pero claro, eso es bastante más normal al tratarse de una aventura de ciencia-ficción.

8 comentarios:

Juan M. Beltrán dijo...

Pues lo de los insultos era de las cosas más graciosas del juego.
Rocío y yo nos pasamos los cuatro que hay y la verdad es que son de lo más divertido. No me extraña que haya gente de peso implicada en este tipo de proyectos. Aunque sea un escritor de Ciencia-Ficción que poco tiene que ver con este tema jeje.
Por cierto que algún día tendré que quitarte el Juego de Ender para leerlo, que siempre lo estás mencionando.

David Caparrós -namuras- dijo...

Juanma, Ender es lectura OBLIGATORIA :-)

el gotico dijo...

Curioso como minimo, recuerdo cuando yo me pase tres dias encerrado en casa para librarme del peso que era no haberme pasado el Monkey 1 y 2.

Ozimandias dijo...

Hace precisamente un par de meses o así que me pasaron la captura de pantalla con los créditos de los insultos, me quedé a cuadros. Es genial.

Por cierto, yo también recomiendo la saga de Ender, especialmente los dos primeros tomos, magistrales de principio a fin.

docmorti dijo...

Pues quien tenga una XBox está de enhorabuena, ya que acaba de salir en territorio PAL (con cierto retraso, para no perder costumbre) Avent Rising, una aventura de ci-fi con guión (y co-diseño de personajes, oiga) del tite Orson.

¡Ah! Y este mes tenemos en los kioskos Ultimate Iron Man con guión ¡de Orson Scott Card! Este tipo está que no para :D…

Por cierto David, enhorabuena, ya eres todo un pirata (aunque luches como un granjero) :D

Juan M. Beltrán dijo...

No ofreceré resistencia.
Me leeré la saga de Ender.Uy, que suplicio más grande ...
¿me los puedes dejar tú Namupig?, porque si hay que comprarselos me los compro, pero comprárselos para nada es tonteria. :P

David Caparrós -namuras- dijo...

Lo que puedo hacer es dejarte el primero, El Juego de Ender, que además de ser el mejor, es autoconclusivo. Pero seguramente cuando acabes de leerlo me suplicarás que te deje el resto o irás directamente a la librería a comprarlos :-D

Para que te aclares: el primero "El juego de Ender" es una historia autoconclusiva. Después vienen tres libros más de la saga, a saber: "La voz de los muertos", "Ender el Xenocida" y "Hijos de la mente", que juntos conforman una historia independiente del primer libro (sucede bastantes años después). Complementarios a estos están los libros que conforman la "saga de las sombras": "La sombra de Ender", "La sombra del Hegemón" y "Marionetas de las sombras", que son como un historia paralela. El primero narra los mismos acontecimientos de "El juego de Ender" pero desde la perspectiva de otro personaje". Esta "saga de la sombra" no la tengo, pero sí tengo la intención de comprarla :-) Ah, y hay un cuarto libro de esta saga que aún no se ha editado pero está en camino.

Juan M. Beltrán dijo...

Lo único que me aclaro es que tú me vas a dejar "El juego de Ender", y que luego me engancharé al vicio y que iré por ahí atracando a viejecitas para sacar dinero y comprarme una tromba de libros de no te menees.. :P

Pues mañana iba a Almería, lo mismo me paso por tu casa si me da tiempo a rapiñar un rato.