domingo, abril 10, 2005

[MÚSICA] Alan Parsons: el día después.

Hoy es domingo, el día después del estupendo concierto del viejo Alan en la vecina capital Granadina, el último en suelo español. ¿Qué decir? Como era de esperar, la banda del señor Parsons ha cumplido con creces, ofreciendo un espectáculo apasionante lleno de buena música con un sonido limpio, claro, contundente y con más reminiscencias rockeras que en su anterior gira (aunque se echaba algo de menos la presencia del saxofón, muy importante en los climax de algunas canciones).

Salvo la concesión a su nuevo álbum con tan solo tres temas (el instrumental Return to Tunguska, el single More lost without you y la mejor canción de este trabajo, We play the game, interpretada con potencia y gran calidad) el concierto fué un magnífico repaso a la discografía clásica del Alan Parsons Project (y una total ausencia de sus discos en solitario, a excepción del mencionado último álbum). Sin duda el eje central fué uno de sus mejores discos, "I Robot", que estuvo representado por cuatro temas: el instrumental I Robot y las canciones I wouldn't want to be like you, Breakdown y un Don't let it show que sonó especialmente bien. No podía faltar una breve pero espectacular referencia al primer trabajo del Project, "Tales of mistery and imagination" con la inevitable The Raven (coreada con entusiasmo por el respetable) y una potente The system of Doctor Tarr and Professor Fether. Otros temas tratados fueron Days are numbers (de "Vulture culture"); What goes up y Can't take it with you ("Pyramid"); Lucifer y Dammed if I do ("Eve"). Mención aparte merecen temas como Don't answer me, donde el mismo Alan Parsons hizo la voz principal (recordemos que Parsons no es cantante, y no suele intervenir como tal ni en sus discos ni en los conciertos, así que fué una grata sorpresa) y Prime time, del mismo álbum ("Anmonia Avenue") con un final largo y apocalíptico. Otro de los discos míticos, "Eye in the sky" estuvo presente con otros increibles temas: un genial Old and wise, Psychobabble, donde el batería Steve Murphy puso la voz de manera absolutamente brillante y muy aplaudida, y por supuesto Sirius y Eye in the sky, donde el tite Alan volvió a sorprendernos lanzándose a cantar. Aunque casi la totalidad de los músicos de la banda interpretaron algunos temas, la voz principal del concierto fué P. J. Orsson, que hizo un estupendo trabajo aunque cojeó un poco en Time, una canción extremadamente difícil de interpretar de "The turn of a friendly card", disco que también aportó el tema Games people play.

Alan Parsons estuvo más participativo que en otras giras. Como he comentado, cantó dos canciones y además se movió mucho por el escenario, acercándose al público, que le dió una acogida cálida. Se le notaban mucho las ganas de sentirse arropado, de darse un merecido baño de multidudes. Y vaya si lo hizo. Cabe destacar que a pesar de ser un concierto en audiorio, con el público comodamente sentado en sus butacas, la parte final del concierto fué apoteósica, con el respetable totalmente entregado, tanto que no quedó culo en silla. Un auténtico espectáculo, una experiencia inolvidable. Muchas gracias, señor Parsons y... ¡que sea por muchos años! Aquí desde luego, estamos esperando con ansia su regreso.

4 comentarios:

Josema dijo...

Jo Kappa, que envidia me das... uno de los grupos que han marcado mi vida desde mi juventud hasta ahora, y encima te vas a ver a los U2... que suerte jejeje... espero que pongas una buena reseña :)

David Caparrós -namuras- dijo...

No te preocupes, que el concierto de U2 se merecerá una reseña de proporciones bíblicas :D
Por cierto, gracias por poner mi blog en tu lista de enlaces. Como verás, he hecho lo propio con el tuyo ;)

Josema dijo...

Yo haré la correspondiente reseña del Lorca Rock de este año... sobre lo del enlace, gracias también... estoy recopilando blogers almerienses, si conoces alguno, pásalo jejeje xD

Anónimo dijo...

Querido chiquitín, me gustaría añadir a tu supercrónica del concierto una reseña a "El rincón de Michael Landon", para mi, un auténtico descubrimiento que, desde ya, visitaré siempre que vaya a Granada :)
Bromas aparte, Ver a una leyenda viva de la historia de la música impresiona; canciones con las que hemos crecido... Además del hecho de que el tito Alan ha sido el ingeniero de sonido del disco más vendido hasta ahora: "La cara oculta de la luna" de pink Floyd... y del Abbey Road de los Beatles, la última grabación de los de Liverpool. Una noche inolvidable para añadir a la lista.